Hongos del Bosque Mediterráneo

D. Francisco Prieto García dio una excelente conferencia sobre una de sus especialidades: Los Hongos del Bosque Mediterráneo. Ha trabajado con diferentes equipos de investigación en todos los bosques principales del sur y levante de España, desde las dehesas extremañas hasta los pinsapares de Grazalema.

Aclaró que el concepto de bosque mediterráneo no se limita a los muy escasos que quedan en la franja costera sino a aquellos que se caracterizan por un verano seco y prolongado de dos a 5 meses. Esta característica establece las condiciones para la supervivencia de las especies. Entornos similares pueden encontrarse en el norte de Africa, sur de Europa, suroeste de Australia, sur de Californua, centro de Chile y algunos lugares más. La flora que crece en esos entornos se caracteriza por corteza gruesa, hojas duras y pequeñas con vellosidad. La encina es el símbolo de esos lugares. Los enebros, sabinas, pinos, lentiscos y algarrobos conforman el paisaje, con sotobosque de jaras, romeros y otras numerosas labiadas. La seca que padecen las encinas y alcornoques es un síntoma del peligro que representa para ellos el incremento de la temperatura media del planeta.

Una foto que no quiso entrar en el proyector se corresponde con Lactarius rugatus, una especie mediterránea que antiguamente se confundía con Lactarius volemus, en el norte de España abunda L. volemus, y en el centro y sur peninsular el L. rugatus.

Hay dos recolectas inéditas de L. volemus en Madrid y Cáceres, curiosamente, en los dos casos bajo roble melojo (de una influencia más atlántica), mientras que el resto de citas se corresponden con L. rugatus, este siempre en bosque esclerófilo, por tanto claramente mediterráneo. Las diferencias más claras entre ambos son la cutícula, mas resquebrajada en L. rugatus, una reacción macroquímica en L. volemus (verde con sulfato ferroso), y la espora de diferente morfología, con lo que también un solo vistazo al microscopio, nos sacaría de dudas.

El bosque mediterráneo es un entorno en peligro. Debemos ser cuidadosos con él y fomentar el que se mantenga limpio.

Entre las especies citadas y cuya fotografía mostró merecen citarse:
  • Pleurotus ostreatus forma suberis
  • Phellinus erectus
  • Scenidium nitidum
  • Daedalea quercina
  • Boletus pulverulentus
  • Boletus permagnificus
  • Gyroporus casteneus
  • Lactarius zugazae
  • Lactarius mediterraneensis
  • Lactarius rugatus
  • Lactarius cistophilus
  • Lactarius tesquorum
  • Amanita boudierii
  • Amanita curtipes
  • Amanita ponderosa
  • Amanita ovoidea
  • Amanita caesarea
  • Amanita singerii
  • Antrodia juniperina
  • Lentinus strigosus
  • Coprinus alopecia
  • Clitocybula lenta
  • Lambertera palmeri
  • Torrendia pulchela
  • Miriostoma coliformie
  • Hebeloma cistofilus
  • Hebeloma tesquorum
  • Hebeloma sarcophyllum
  • Hebeloma hiemale
  • Hebeloma cistophilum
  • Hidropus flocipes
  • Hypoxylon mediterraneum
  • Lambertella palmeri
  • Collybia benoistii
  • Leccinum corsicum
  • Terfecia leptoderma
  • Macrolepiota phaeodisca
  • Macrolepiota venenata
  • Mycena quercus-ilicis sobre hojas de encina
  • Mycena cyanorhiza
  • Myriostoma coliforme
  • Trametes junipericola
  • Peniophora lycii
  • Peniophora meridionalis
  • Polyporus meridionalis
  • Perenniporia rosmarini
  • Laeticorticium meridioroseum
  • Symocyme iberica
  • Xylaria sicula forma asexual.
  • Xylaria sicula forma sexual
  • Marasmius corbariensis
  • Terfezia leptoderma
  • Crepidotus calolepis
  • Hohenbuehelia chevallieri
  • Leucoscypha patavina
  • Melastiza chateri
  • Ileodyction gracile
  • Endoptychum agaricoides
  • Lenzitopsis oxycedri
  • Leucopaxillus rhodoleucus

Pagina principal

(C) Sociedad Micológica de Madrid. Actualizada el 26/4/2004