Hongos de los pinsapares

Pronunciada por Dª. Angeles González Cruz de la Sociedad Micológica de Madrid.

El Prof. Calonge presentó a Angeles como antiguo miembro de la Sociedad Micológica y que ya ha dado otras charlas sobre sus experiencias reales en estudios micológicos de campo.

El pinsapo en Andalucía es una especie catalogada en peligro de extinción.

Es un abeto, pertenece al género Abies, familia Pinaceae, con pinos, cedros, píceas y alerces y al grupo de las Coníferas. Su nombre científico lo tomó el suizo Boissier en 1838 del nombre común de la provincia de Málaga (pinsapo), que vendría a significar “pino-abeto”, del latín pinus (pino) y sapinus (abeto).

El género Abies se distingue por sus piñas erguidas, nunca colgantes, a diferencia del género Picea. Tiene acículas cortas, con disposición helicoidal sobre las ramas, lo que les da aspecto redondeado, esta forma impide la circulación de aire en su interior y la evaporación. Sus acículas se mantienen en el árbol hasta 15 años.

Los dos abetos de la Península son los más alejados evolutivamente (A. alba es el más moderno y A. pinsapo el más antiguo) y los más diferenciados morfológicamente.

Es muy difícil la regeneración natural de los pinsapares, las plántulas sólo son viables en los claros del bosque.

Mapa de distribución de varias especies del género Abies. Las especies del N. de Marruecos (A. tazaotana y A. maroccana) se han considerado subespecies del pinsapo.

Mapa de distribución del pinsapo en España. Crecen entre 1.000 y 1.800 m de altitud en zonas de gran precipitación y fuerte torrencialidad (más de 1.000 litros por m2 y año, llegando a cerca de 3.000 en Grazalema). Aguantan los veranos secos, gracias a su ubicación en zonas de umbría y exposición norte. Ocupan entre 3.600 y 4.000 Ha.

Sierra de Grazalema

Se la conoce como Sierra del Pinar, Grazalema (Cádiz). Es el pinsapar con mayor protección (Área de Reserva dentro del Parque Natural, declarado en 1.984) y el mejor conservado, con mayor grado de regeneración natural. Ocupa unas 400 Ha. “Lluvia orográfica”.

Plantas asociadas al pinsapo en Grazalema: Quercus ilex subsp ballota Encina; Quercus faginea Quejigo; Cistus albidus Jara blanca; Daphne laureola Adelfilla o torvisco macho.

Hongos recolectados en Grazalema

  • Ciboria rufofusca (O. Weberb.) Sacc. Ascomycete, hasta 10 mm, saprófito de escamas semidescompuestas de estróbilos (piñas) de Abies. Cupuliforme, anaranjado a pardo y con pie largo.
  • Morchella conica Krombh. En Grazalema las llaman “cagarrias”. Es el único hongo comestible que se recolecta tradicionalmente en los pinsapares.
  • Pseudopithyella minuscula. Ascomycete que vive sobre acículas de pinsapo. De color rojizo y pedicelada, se puede comparar con una Sarcoscypha coccinea diminuta.
  • Dacrymyces variisporus Mc Nabb. Presenta fíbulas. Fructifica sobre madera muerta de coníferas.
  • Ceriporiopsis mucida (Pers.) Gilbn. & Ryv. Polyporáceo, sobre madera de coníferas y caducifolios, el ejemplar de la foto sobre madera quemada de pinsapo. Himenio de color crema, blanquecino, con poros irregulares, de 3 a 6 por mm. Hifas fibuladas y con pequeños cristales incrustados.
  • Hyphodontia alutaria (Burt) J. Erikss. Vive sobre madera podrida, sobre todo de Coníferas. La fructificación es resupinada, crema amarillenta, con consistencia cérea en tiempo húmedo. Tiene cistidios con cristales en el ápice y fíbulas.
  • Ramaria broomei (Cotton & Wakef.) Petersen. Recolectada en humus de Quercus faginea. Será la segunda vez que se cite en España y la primera para Andalucía. Color “café con leche”, oscurece al tacto. Son características las esporas alargadas, grandes y con acúleos de hasta 3 micras. Determinada por Pablo Pérez Däniels.
  • Mycena sp nova. Pendiente de nuevas recolecciones para su publicación, encontrada en humus de quejigo y lentisco.
  • Clitocybe augeana (Mont.) Sacc. Poco frecuente en Europa. Algunos autores no la reconocen como especie, se diferencia por el menor tamaño y hábitat fimícola.
  • Gymnopus brassicolens. Crece sobre cualquier madera en descomposición. Pie oscuro y fuerte olor a col podrida. Láminas blanquecinas. Abundante en Andalucía.
  • Psilocybe inquilina (Fr.) Bres. Sobre restos vegetales o suelo desnudo. Cutícula ligeramente viscosa en tiempo húmedo, brillante, estriada, elástica y separable.
  • Tubaria autochthona (Berk. & Broome) Sacc. Es la única especie de este género con láminas amarillas. Se asocia a rosáceas.
  • Xerula melanotricha Dörfelt. Es una rara especie, antes encuadrada en el género Oudemansiella. Abundante a finales del otoño y principios de invierno en los pinsapares. Sombrero y pie estrigosos, de color pardo. Láminas anchas y blanquecinas.

Los Reales de Sierra Bermeja

Declarada en 1.989 Paraje Natural. Es el pinsapar más meridional, se encuentra en la provincia de Málaga, en los términos municipales de Estepona y Genalguacil. Ocupa unas 150 Has y su regeneración es muy escasa.

Peridotita y serpentinita, las rocas sobre las que crece el pinsapo en esta zona.

Plantas asociadas: Pinus pinaster Pino resinero; Cistus populifolius Jara cervuna; Quercus coccifera Coscoja. Asociación sorprendente.

Hongos asociados

  • Discina melaleuca Bres. Especie a proteger, en bosques de coníferas y caducifolios, sobre suelo desnudo. Mide hasta 8 cm, con aspecto ondulado o algo cerebriforme, con el centro deprimido.
  • Lachnellula subtilissima (Cke.) Dennis. Ascomycete, hasta 5 mm, en ramitas de coníferas (Abies, Pinus, Picea). Amarillo anaranjado con pelos blancos en el exterior.
  • Lophium mythilinum P. Karst, “Hongo mejillón”. Pyrenomycete de menos de 1 mm, en madera de coníferas. Esporas de hasta 180 x 2,5 micras, con hasta 20 septos.
  • Exidia pithya Fr. Crece sobre ramas muertas de Picea y Abies, abundante en los pinsapares. Negruzco, aspecto gelatinoso, en tiempo seco recuerda una capa de brea.
  • Antrodia xantha (Fr.) Ryvarden. Polyporáceo resupinado, de un amarillo intenso con el margen blanco. Común en el N de Europa, pero poco frecuente en el Sur.
  • Panellus violaceofulvus (Batsch) Singer. Saprófito de Abies. Finales de invierno y primavera. Láminas crema, luego violeta, pie rudimentario o inexistente. Esporada blanquecina.
  • Pluteus pouzarianus Singer. Bastante raro en el Sur de Europa. La diferencia con Pluteus cervinus es la presencia de fíbulas en las hifas y el hábitat en coníferas.

Sierra de las Nieves

Es es pinsapar más extenso pero, según mi experiencia está muy mal conservado, sobre todo en las zonas de propiedad privada.

Plantas asociadas: Quercus suber Alcornoque; Juniperus sabina Sabina rastrera; Ulex baeticus. Vive en Cádiz, Málaga y el Noroeste de África.

Hongos recolectados

  • Caloscypha fulgens (Pers.) Boud. Bien conocida de Abies alba, sólo ha sido citada una vez en pinsapo, en Málaga. Dato inédito: sabor a piñón.
  • Otidea leporina (Batsch) Fuckel. Saprófita, en forma de oreja. En humus de coníferas de montaña, de color pardo, algo rojizo. Carne elástica. Muy poco frecuente.
  • Heterobasidium annosum (Fr.) Bref. Polyporáceo muy polimorfo. Parásito de Coníferas principalmente. Temible agente patógeno que se transmite de raíz a raíz.
  • Hyphoderma malençonii Dedicada a Malençon. Saprófita, con dendrófisis, cistidios moniliformes y esporas gutuladas.
  • Phellinus hartigii (Allesch. & Schnabl) Pat. Actúa como parásito y saprófito del género Abies. Tiene esporas globosas e hifas con cristales.
  • Ramaria stricta (Pers.) Quél. Coníferas y caducifolios, sobre madera muerta. Con rizomorfos, de color carne, y amarillo azufre en el ápice. No es comestible.
  • Entoloma byssisedum (Pers.) Donk. Aspecto de Crepidotus o Clitopilus hobsonii. Sobre madera descompuesta. Sombrero excéntrico, con pie rudimentario o sin pie. Láminas pardo rosadas. Olor y sabor harinosos. Esporas angulosas.
  • Inocybe geophylla var lutescens Esta variedad se caracteriza por el color amarillento de los carpóforos. Menos abundante que la especie tipo.
  • Lepista nuda (Bull.) Cooke. Comestible y muy conocido, cosmopolita.
  • Neolentinus adhaerens. En madera de Coníferas, poco frecuente. Láminas escotadas a ligeramente decurrentes, pie tomentoso. Pleurocistidios (cistidios de la superficie de la lámina) lageniformes.
Conclusión: necesidad de respeto y protección para este hábitat tan excepcional como frágil, del que aún queda tanto por investigar para el conocimiento de su micoflora.

Foto curiosa con explicación de nombres: Sapo y pinsapo.

Después de la brillante presentación de estos entornos únicos, el presidente le entregó el libro "Guía de árboles de la Península Ibérica" entre los aplausos de los asistentes. Todas las diapositivas son originales y corresponden a la última campaña de estudio de los pinsapares andaluces.

Pagina principal

(C) Sociedad Micológica de Madrid. Actualizada el 22/6/2004