HONGOS CON HÁBITATS EXCLUSIVOS

Pronunciada por Ángeles González Cruz de la Sociedad Micológica de Madrid.

El Prof. Calonge presentó a Ángeles González Cruz como gran concedora de muchas áreas micológicas y muy discreta a pesar de sus muchos méritos. Al final de la charla nuestro presidente le entregó un libro sobre los bosques españoles entre grandes aplausos de los asistentes.


Cuando vamos a determinar una seta, hay muchos caracteres que nos permiten, primero acercarnos a esa determinación y, finalmente, confirmarla. Los caracteres macroscópicos son básicos (lo que podemos ver: forma, colores, presencia de elementos como anillo, volva, etc). También son de importancia en algunos grupos los caracteres organolépticos (olor y sabor). Por último, el hábitat es un dato determinante para llegar a una primera determinación, que habremos de confirmar, en casi todos los casos, con el análisis microscópico.

Existen numerosos hongos cosmopolitas, que podemos encontrar en (casi) todo tipo de hábitats, como Marasmius androsaceus (L.) Fr., saprófita de restos vegetales, tanto acículas de pinos o sabinas, hojas de encina, incluso hojas de arbustos como el mirto. Tiene preferencia foliícola. Es de pequeño tamaño, con el pie filiforme (como un hilo) negro y las láminas marrón rosadas.

Otro ejemplo de hongo cosmopolita es Lepista nuda (Bull.) Cooke, la seta de pie azul, buen comestible que puede vivir de forma saprófita en todo tipo de bosques: encinares, pinares, sabinares, abetales, etc.

Existen otros hongos con hábitats más restringidos, aunque también amplios: sobre madera de coníferas podemos encontrar Stereum sanguinolentum (Alb. & Schw.) Fr., con himenio liso pardo grisáceo o rosado-ocráceo, que enrojece al roce en estado fresco.

Mycena renati Quélet es saprófita de caducifolios y esclerófilos. El sombrero es rosado, las láminas blanquecinas y el pie amarillo, con rizoides blancos en la base.

Algunas veces nos encontramos con hábitats sorprendentes, como el ejemplar de Xerocomus persicolor Engel, Klofac, H. & R. Grünert, que crecía hacia abajo en el techo de una cueva (geotropismo).

Siempre es importante ser prudentes cuando hablamos de hongos, especialmente de exclusividades (tanto tipos de suelo como de hábitats), pues aún queda mucho por conocer en cuanto a la distribución y ecología de numerosas especies. No obstante, vamos a ver algunos hongos considerados propios de hábitats exclusivos:

Los cedros son coníferas alóctonas, muy extendidas en repoblaciones y, especialmente, con uso ornamental, en jardines y parques. Las acículas se agrupan en ramillas laterales formando rosetas. Hay tres especies cultivadas en España: el cedro del Atlas, el cedro del Líbano y el cedro del Himalaya, con numerosos híbridos.

En humus de cedros encontramos Geopora sumneriana (Cke.) de la Torre, ascomycete micorrizógeno. Las fructificaciones son globosas, abriéndose en forma de estrella, de gran tamaño, hasta 10 cm de diámetro. El himenio es crema-blanquecino y la parte exterior de color pardo por la presencia de pelos. Es una especie primaveral.

Los enebros y las sabinas (Juniperus spp) son coníferas típicas del bosque mediterráneo. Sus hojas son aciculares (enebros) y escuamiformes (sabinas). Son árboles de crecimiento lento, adaptados a condiciones adversas tanto meteorológicas como en la calidad del suelo. Hay numerosos hongos saprófitos exclusivos de Juniperus aunque, por no repetir especies de una conferencia anterior, veremos sólo Vararia maremmana Bernicchia. Los basidiomas son resupinados (adheridos al substrato) con tonos lilacinos, resquebrajándose en tiempo seco. Es una especie de reciente creación (1992) descrita para Italia en sabina negra, que citamos como nueva para España, en ritidoma de enebro de la miera, en el último Boletín de la SMM.

El aliso (Alnus glutinosa) es un árbol propio de los bosques de ribera. Ocupa la zona más cercana al agua, pues necesita humedad casi permanente, aguantando muy mal la sequía estival. Algunos hongos asociados al aliso son:

Alnicola melinoides Kühner A pesar del nombre del género (viene de Alnus, aliso) no todas las especies son exclusivas de este hábitat. A. melinoides es una especie frecuente, de amplia distribución, siempre asociada a las alisedas. Es de pequeño porte, con tonos marrones y la zona central del sombrero más oscura. La esporada es pardo olivácea.

Lactarius lilacinus (Lasch.) Fr. Aunque no es una especie exclusiva (hay citas europeas en abedul) en la Península es una especie muy típica de las alisedas, creciendo gregaria. Todo el carpóforo tiene coloraciones rosadas-lilacinas. La carne es blanquecina, con olor a achicoria o pelargonio. El látex es blanquecino, gris verdoso al secarse, de sabor dulce y finalmente picante.

Paxillus filamentosus Fr. Especie semejante al abundante Paxillus involutus, de menor porte, con escamas más oscuras en el sombrero, pie que se estrecha en la base y micorrizógeno estricto del aliso.

El abedul (Betula spp) es un árbol que también requiere suelos bastante húmedos. Su corteza es lisa, cenicienta o blanquecina, muy característica. Las hojas son ovado-triangulares, con el borde aserrado.

Leccinum scabrum (Bull.) S. F. Gray es micorrizógena estricta del abedul. La cutícula es marrón clara, los poros y tubos blanquecinos y el pie blanquecino con gránulos negruzcos, en relieve, a veces formando costillas. La carne es blanca y no cambia de color al corte.

Piptoporus betulinus (Bull.) Karst., el "yesquero del abedul" tiene superficie pileica lisa, de tonos crema rosados. Los poros son blanquecinos. Es uno de los pocos poliporáceos (s. l.) con hábitat exclusivo. Muy abundante en bosques de abedules, a los que parasita.

Tricholoma fulvum (Bull.) Sacc. tiene fructificaciones de gran porte, con la cutícula del sombrero marrón rojiza, las láminas amarillas y el pie amarillento con fibrillas marrón rojizas. Su carne tiene olor y sabor farinosos.

Los bosques de hayas (Fagus sylvatica) son auténticos "paraísos micológicos" por la cantidad y diversidad de hongos que fructifican en ellos. Las hojas del haya se disponen casi horizontales, tienen nervios laterales bien marcados. Es propia del norte de la Península, asociándose a menudo con el abeto blanco.

Marasmius alliaceus (Jacq.) Fr. La cutícula es rugosa, de color marrón crema, a veces grisáceo. Las láminas son blanquecinas y el pie negro, estrigoso en la base, que es algo radicante. Olor intenso a ajo. No comestible.

Lactarius subdulcis (Pers.) S. F. Gray Aunque no es exclusiva, prácticamente todas las citas en la Península son de hayedos, siendo una seta típica del cortejo fúngico del haya. El sombrero es de color beige pardo rosado, las láminas de color crema pálido y el pie crema en el ápice y pardo rosado hacia la base. Carne blanquecina de olor semejante a Scleroderma o Lepiota cristata y sabor dulce. Látex poco abundante, blanquecino.

En la Península tenemos dos especies de palmeras, Phoenix dactylifera (palmera datilera) y Phoenix canariensis (palmera canaria). Se han cultivado desde hace más de 5000 años para el aprovechamiento de los dátiles y como ornamentales en parques y paseos.

Epithele canariensis (Manjón & G. Moreno) Hjortstam, Manjón & G. Moreno Corticiácea resupinada (fijada al substrato), blanquecina a ocrácea, lisa en los primeros estadíos, después cubierta de finas agujas. Vive exclusivamente en las cicatrices que dejan en el tronco las hojas muertas de palmeras vivas. Frecuente y ampliamente distribuida, aunque poco citada y conocida.

Los álamos y chopos (Populus spp) crecen en suelos húmedos, normalmente cerca de cursos de ríos, formando parte de los bosques de ribera, asociados a fresnos, sauces y olmos. El chopo (Populus nigra) tiene hojas con forma romboidal, finamente festoneadas y el álamo (Populus alba) hojas con 3 a 5 lóbulos y pelosas en el envés.

Tricholoma populinum Lange tiene el sombrero algo viscoso, que se resquebraja en pequeñas escamas, de color pardo ferruginoso. Láminas apretadas, blanco crema con manchas ferruginosas. Carne compacta blanca, algo rosada bajo la cutícula. Olor fuerte a harina, sabor ligeramente amargo. Especie micorrizógena comestible, aunque de sabor poco agradable. Tiene propiedades inmunodepresoras, que mejoran los síntomas de algunas alergias y evitan el rechazo en casos de trasplante de órganos.

Mención aparte merece el álamo temblón (P. tremula), que habita en zonas de mayor altitud. Sus hojas son semejantes a las del álamo, aunque con el envés carente de pelosidad. Tienen largos peciolos, por lo que las hojas son colgantes y se agitan con el viento, de ahí su epíteto.

Peniophora polygonia (Fr.) Bourd. & Galz. Corticiácea resupinada, que forma placas redondeadas o alargadas sobre las ramas muertas del álamo temblón. Es de color rosado, mate, a veces recubierta por una ligera pruina blancuzca.

Phellinus tremulae (Bond.) Bond. & Boriss. Puede ser saprófito o parásito. Forma fructificaciones unguladas, de gran tamaño (hasta 18 cm de ancho). La superficie pileica es grisácea a negra, zonada. Himenóforo finamente porado, marrón grisáceo a marrón oscuro.

Los alcornoques y las encinas (Quercus suber y Quercus ilex) son árboles típicamente mediterráneos, de hojas correosas que permanecen varios años en el árbol. El alcornoque necesita suelos algo más húmedos y se distingue, sobre todo, por su corteza muy gruesa, suberosa, el corcho. Es muy frecuente encontrar los alcornoques sin la parte inferior de la corteza (la corcha) que se extrae en periodos de 8 a 12 años.

Boletus aemilii Barbier es un boleto poco abundante, con sombrero afieltrado, rojo carmín manchándose de negruzco al roce. Tubos cortos, amarillos, luego oliváceos. Poros amarillos a anaranjados, teñidos de verde azulado al roce. Pie cónico o radicante, cubierto de manchas concolores al sombrero sobre fondo amarillo. Carne amarilla, que azulea al roce. Especie mediterránea termófila que fructifica en bosques de encinas y alcornoques. Comestible de poca calidad.

Phellinus erectus David, Dequatre & Fiasson tiene fructificaciones pequeñas para el género, de hasta 10 cm de largo. Superficie velutina, de color pardo amarillento. Himenóforo tubular con poros marrón ferruginoso claro, muy pequeños (hasta 7 por mm.), redondos y regulares. Esporas globosas, dextrinoides. Especie mediterránea muy poco frecuente que fructifica exclusivamente sobre encinas vivas. El boj (Buxus sempervirens) es un arbusto que alcanza hasta 3 metros de altura, de hojas correosas, brillantes. Vive preferentemente en zonas de montaña, siendo abundante en la zona noreste de la Península.

Marasmius buxi Fr. in Quél es una especie foliícola de muy pequeño porte, con sombrero de hasta 5 mm de diámetro, pardo rojizo, láminas blanquecinas y pie filiforme pardo rojizo. Saprófito exclusivo de hojas de boj, acompaña a éste en su distribución.

Las jaras (Cistus spp) forman parte del matorral que acompaña al bosque mediterráneo, especialmente encinares, alcornocales y pinares. Tienen flores con cinco pétalos, blancas o rosadas y frutos secos que se abren en un número variable de valvas que contienen numerosas semillas. Son plantas bien adaptadas a un clima seco y suelen ser las primeras especies en brotar tras los incendios forestales.

Leccinum corsicum (Rolland) Singer Faisán de la jara. Sombrero pardo oscuro. Tubos y poros amarillentos. Pie algo radicante, con granulaciones amarillentas. Carne que vira a rosa oscuro, sobre todo en la parte alta del pie. Es una especie a proteger por su rareza.

Lactarius cistophilus Bon & Trimbach Sombrero marrón con tintes lilacinos o violetas, no zonado y algo rugoso. Láminas crema con tintes violeta al roce. Pie muy corto, blanquecino con tonos violeta en las zonas rozadas. Carne blanquecina violácea. Látex blanco de sabor dulce, que se torna violeta en las láminas. Es una especie mediterránea que micorriza con el género Cistus y fue descrita en 1.978 por M. Bon.

El avellano (Corylus avellana) es un arbusto que aparece muy ramificado desde el principio, sin un tronco principal. Las hojas son rugosas, acorazonadas y terminadas en punta, con nervios muy marcados. Vive en zonas frescas y húmedas, asociado a robles, fresnos, arces, etc. Muy apreciado por la producción de avellanas y por las ramas largas y rectas, las famosas "varas de avellano".

Lactarius pyrogalus (Bull.) Fr. Sombrero de color ocre, a veces oliváceo, no zonado o sólo ligeramente. Láminas ocre anaranjadas. Pie liso, blancuzco. Carne y látex blancos. Éste último tiene un sabor acre muy intenso, que quema la lengua, de ahí su epíteto, pyrogalus proviene del griego y significa "de leche ardiente". Micorrizógeno del avellano y del carpe.

El espino amarillo (Hipphophäe rhamnoides) es un arbusto muy poco abundante en España (sólo vive de forma natural en Huesca, en la cuenca del río Gállego y sus afluentes). Las ramas son muy espinosas, las hojas son largas y estrechas, de color blanco plateado en el envés. Los frutos son globosos, de color naranja, carnosos.

Phellinus hippophaeicola H. Jahn. Superficie pileica lisa, zonada, pardo negruzca. Himenio porado, pardo rojizo, con poros pequeños. Recientemente citado por primera vez para España en espino amarillo, en Europa se ha encontrado parasitando, asimismo, el árbol del paraíso (Eleagnus angustifolia), también Eleagnácea.

El acebo (Ilex aquifolium) es un arbusto con hojas muy correosas y rígidas, relucientes y provistas de dientes espinosos. Los frutos son carnosos, de color rojo vivo. Se encuentra en zonas frescas y húmedas, en el interior de bosques y en las umbrías.

Trochilla ilicina (Nees ex Fr.) Greehalgh & Morgan-Jones es una dermatácea que vive sobre las hojas del acebo. Genera fructificaciones circulares, de hasta 0,5 mm de diámetro, que rompen la epidermis de las hojas en su maduración. El himenio es de color pardo negruzco. Fructifica de forma regular por toda la superficie de las hojas. Abundante, acompañando al acebo en su distribución.

Marasmius hudsonii (Pers.) Fr. Especie foliícola también exclusiva de hojas de acebo, muy descompuestas. El sombrero mide hasta 4 mm de diámetro, es de color crema, rugoso, con margen híspido formado por largas setas (o sétulas) rojizas. Las láminas son blanquecinas y el pie rojizo oscuro, blanquecino en el ápice y filiforme. Es una especie muy poco abundante.

Los tarays (Tamarix spp) son plantas propias de terrenos húmedos y algo salobres. Son arbustos de hojas muy reducidas, semejantes a escamas, flores blancas o de color rosa pálido, agrupadas en racimos o espigas.

Parasitando diversas especies de tarays encontramos Inonotus tamaricis (Pat.) Maire. Es una especie con cuerpos fructíferos anuales, carnosos. La superficie pileica es híspida, de color pardo rojizo a pardo negruzco. Los poros son redondos a angulosos, de color pardo amarillento. Despide un olor semejante al de la mantequilla rancia.

La familia de las Rosáceas incluye plantas herbáceas, arbustos y árboles de gran interés económico, tanto por sus frutos como para uso ornamental. En sus ejemplares de mayor porte (árboles frutales, espino albar, etc) podemos encontrar:

Phellinus pomaceus Baumgarten Parásito con fructificaciones unguladas, de hasta 8 cm de longitud. La superficie pileica es marrón grisácea, algo tomentosa, especialmente en la juventud. La parte inferior está constituida por poros marrón rojizos, cubiertos por una pruina gris blanquecina.

En los raquis del "helecho águila" (Pteridium aquilinum), muy abundante en la Sierra de Guadarrama, en el piso del roble melojo, fructifica Marasmius chordalis Fr., con sombrero de hasta 5 cm de diámetro, crema marrón, viscoso en tiempo húmedo. Láminas espaciadas, color crema. Pie esbelto, radicante, pruinoso, marrón castaño, con el ápice más claro.

Viviendo saprófitas sobre estróbilos (los falsos frutos o estructuras de protección de las semillas) de coníferas, podemos observar algunos hongos específicos:

Rutstroemia bulgarioides (Rabenh) Karst. Ascomycete cupuliforme, de color marrón negruzco, de hasta 1 cm de diámetro, con pie muy corto. Fructifica a principios de primavera sobre estróbilos de pícea caídos, a menudo en grupos numerosos.

Auriscalpium vulgare S. F. Gray Sombrero circular a reniforme, con superficie hirsuta, marrón oscura. Himenóforo formado por finas agujas blanquecinas. Pie normalmente excéntrico, híspido, marrón oscuro. Saprófito de estróbilos de especies del género Pinus, especialmente Pinus sylvestris, muy abundante.

El estiércol es un hábitat con numerosos hongos asociados, tanto cosmopolitas como exclusivos:

Panaeolus semiovatus (Sowerby) S. Lundell & Nannf. Sombreros semicirculares a campanulados, con cutícula lisa, rugosa, blancuzca a ocre cremoso pálido. Láminas ventrudas, anchas, color gris oscuro a negro. Pie con anillo membranoso y base algo bulbosa. Especie frecuente que se considera comestible, aunque no es conveniente su consumo para evitar infecciones, debido a su hábitat.

Peziza fimeti (Fuckel) Seaver Fructifica en grandes grupos, con apotecios acopados, de hasta 5 cm de diámetro y margen ondulado. Himenio liso, crema ocráceo.

Los restos de antiguas hogueras y la madera quemada también tienen hongos que fructifican sobre ellos:

Ascobolus carbonarius Karst es un ascomycete con fructificaciones de hasta 5 mm, cupuliformes, luego orbiculares, con margen crenulado. El himenio es amarillo oliváceo, con aspecto ruguloso por los ascos, que sobresalen en la madurez, pudiendo observarse con un cuentahilos. Las esporas son negruzcas y verrucosas. Suele fructificar en grandes colonias.

Geopyxis carbonaria (A. & S. ex Fr.) Sacc. es un ascomycete de color marrón rojizo, con fructificaciones cupuliformes, pequeñas, de hasta 1,5 cm de diámetro, con margen blanquecino y muy crenado. Fructifica en primavera y verano, especialmente en zonas muy húmedas.

Viviendo sobre las fructificaciones de otros hongos podemos encontrar algunas especies, como Collybia amanitae (Batsch) Kreisel de pequeño porte (hasta 1,5 cm de diámetro), con sombrero blanco crema, ocráceo en el disco central. Las láminas son aserradas y de color blanco. El pie es blanco o crema pálido, sin esclerocio. Ésta es una de las diferencias con C. tuberosa, de esclerocio negro y C. cookei, con esclerocio amarillento. Vive sobre restos de viejos Russulales, principalmente.

En las zonas encharcadas de los bosques o turberas fructifican hongos exclusivos de este hábitat:

Mitrula paludosa Fr. es un vistoso ascomycete, con forma de "cerilla" o espátula, con el himenio anaranjado y el pie blanquecino. Fructifica en primavera y verano sobre restos vegetales en zonas encharcadas.

Microglossum viride (Pers. ex Fr.) Gill. Ascomycete con fructificación claviforme, de color verde intenso. La parte superior (fértil) suele presentar ondulaciones o costillas longitudinales. Es poco frecuente.

Se muestran dos interesantes especies presentadas en la conferencia, en concreto Phellinus hippophaeicola es primera cita nacional.


Phellinus hippophaeicola


Marasmius alliaceus

Pagina principal

(C) Sociedad Micológica de Madrid. Actualizada el 19/4/2005