"HONGOS ALUCINÓGENOS. NOTAS SOBRE SU BIOLOGÍA, MORFOLOGÍA, TAXONOMÍA Y TOXICOLOGÍA"

Resumen de la conferencia pronunciada por el Pr. Dr. Francisco de Diego Calonge, Real Jardín Botánico, CSIC, el día 19 de junio de 2006

Las prácticas de consumo de hongos alúcinógenos se remontan a más de 7.000 años atrás y las ceremonias paganas de entonces han llegado hasta nuestros días. En esta conferencia vamos a tratar de aspectos diversos relacionado con estos hongos, también conocidos bajo distintas denominaciones: enteógenos, neurológicos, neurotrópicos, etc.

Después de una introducción histórica al tema, en la que se tratará de los usos de hongos y otros materiales con aplicaciónes mitológicas y medicinales, se hablará de las ceremonias llevadas a cabo en Centroamérica y Europa.

Hablaremos de las formas de vida, crecimiento, cultivo, morfología que presentan en la naturaleza, identificación de los mismos y secuelas patológicas que pueden ocasionar las especies más peligrosas.

Teniendo en cuenta el gran número de especies fúngicas con actividad neurotrópica, sólo comentaremos algunas de las más conocidas, por falta material de tiempo, dentro de los límites normales en los que se encuadra una conferencia de una hora de duración. Son numerosos los géneros en los que se albergan los hongos alucinógenos: Psilocybe, Stropharia, Panaeolus, Lycoperdon, Pluteus, Gymnopilus, Laetiporus, Claviceps, etc.

Sin lugar a dudas, el género con más especies alucinógenas es Psilocybe, pero no todas las incluidas en él presentan actividad. Las hay con una actividad nula o leve, como Ps. inquilina, Ps. coprophila, Ps. merdaria; y con actividad fuerte, tales como Ps. aztecorum, Ps. azurescens,Ps. baeocystis, Ps. bohemica, Ps. cubensis, Ps. mexicana, Ps. semilanceata, Ps. zapotecorum, etc. Un carácter importante para detectar la actividad alucinógena en el género Psilocybe es el azuleamiento del estípite por rozamiento; reacción que se produce por la oxidación del indol.

Dentro del género Panaeolus está P. tropicalis, que es de los más potentes en actividad. Lycoperdon cruciatum y L. mixtecorum también tienen una larga tradición entre los indégenas mexicanos, que los utilizan en ceremonias mágicas. Pluteus salicinus presenta una actividad que oscila de moderada a fuerte, según el lugar de crecimiento y la sensibilidad del individuo que lo ingiere. De Laetiporus sulphureus sólo se conoce un caso de alucinación visual con ataxia en una niña de 6 años.

Mención aparte merece el cornezuelo del centeno y de otras gramíneas, Claviceps purpurea, Cl. paspali, etc., cuyos componentes químicos, en forma de alcaloides, actuan sobre el sistema nervioso central, con producción de trastornos graves que van desde epilepsia hasta esquizofrenia, de tratamiento muy dificil, llegando a producir la muerte, por la acción del ácido lisérgico y sus derivados. Mientras que si los alcaloides ingeridos son la ergotina, ergotoxina y ergoxina, se produce ergotismo, tambien llamado "Fuego de San Antonio", que se manifiesta en forma de gangrena en la que se pierden las extremidades.

Se tratarán todos estos temas así como las aplicaciones medicinales de estas substancias en psiquiatría.

Finalmente, se dará cuenta de los resultados de una encuesta realizada en México, entre 20 personas que han tomado el "honguito", "teonanácatl" (carne de Dios), en más de dos ocasiones.

Pagina principal

(C) Sociedad Micológica de Madrid. Actualizada el 20/6/2006